Stop TB Partnership y ONUSIDA lanzan la primera herramienta de evaluación de género para respuestas nacionales al VIH y TB para apoyar a los países con sus solicitudes al Fondo Mundial

Also available in: English

Fuente: stoptb.org

Ginebra, Suiza – 01 de julio, 2016 – Stop TB Partnership, en colaboración con ONUSIDA y otros asociados, lanzaron hoy la primera herramienta de evaluación de género de las respuestas nacionales al VIH y TB para apoyar a los países con sus solicitudes al Fondo Mundial  la cual se basa en la herramienta de Evaluación de Género VIH de ONUSIDA lanzada en 2013, y adaptada para incluir la tuberculosis.

Esta herramienta es un documento destinado a ayudar a los países a evaluar sus respuestas a las epidemias de VIH y tuberculosis desde una perspectiva de género, de manera que se puedan garantizar respuestas que sean transformadoras, efectivas y sensibles al género para responder al VIH y la tuberculosis. El diagnóstico de género identifica las prioridades y acciones transformadoras de género con el fin de apoyar a los países en la elaboración de notas conceptuales sensibles al género y solicitudes de subvención al Fondo Mundial en la Lucha Contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria.

El proceso de evaluación de género, dirigido por partes interesadas y asociados nacionales, ayuda a identificar las barreras a los servicios relacionadas con el género, cómo también las necesidades específicas de mujeres, hombres, personas transgénero y poblaciones clave y vulnerables en el contexto de VIH, TB o de coinfección de VIH/TB. El proceso también amplifica y refuerza el compromiso político y aumenta la participación y la capacidad de la sociedad civil para responder mejor a estas necesidades.

«Alcanzar los objetivos de la iniciativa Vía Rápida de ONUSIDA (Fast-Track UNAIDS) requerirá un enfoque aún más amplio para lograr la igualdad de género y reducir las muertes relacionadas con la tuberculosis. Las herramientas innovadoras, como la Herramienta de Evaluación de Género en la respuesta al VIH/TB, serán esenciales para integrar los esfuerzos y acelerar el avance hacia la eliminación la epidemia de SIDA para 2030,» explicó el Director Ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé.

“Estoy feliz de tener esta herramienta, y espero que la utilicemos y la adaptemos a medida que aprendemos más. En el pasado, el género se ha equiparado con las mujeres. Esto debe cambiar si de verdad queremos hacer frente a todas las desigualdades de género en que existen en tuberculosis. Tenemos que encontrar esas barreras a los servicios que los hombres y niños, personas transgénero, mujeres y niñas, tienen que enfrentar para acceder a servicios de salud de calidad, y tenemos que desarrollar intervenciones para abordarlas,» dijo Dr. Lucica Ditiu, Director Ejecutivo de Stop TB Partnership.

En 2014, más del 60% de las incidencias de tuberculosis ocurrieron en hombres. A pesar de que la prevalencia del VIH es más alta entre mujeres en África subsahariana, la incidencia de tuberculosis es mayor en los hombres, excepto en mujeres de entre 15-24 años de edad en zonas de alta prevalencia del VIH. Los riesgos específicos a los varones de contraer tuberculosis, por ejemplo, se producen cuando tienen más contactos sociales, trabajan en entornos de alto riesgo, fuman, posiblemente tienen un consumo elevado de alcohol, y tienen un comportamiento de búsqueda de salud limitada. Los riesgos específicos a las mujeres incluyen un estigma más alto, el retraso en el diagnóstico, menos acceso a servicios de tratamiento y políticas anteriores de búsqueda pasiva de casos de TB. Las altas tasas de tuberculosis extrapulmonar entre mujeres también indican que son más difíciles de detectar y diagnosticar. Se necesitan servicios de tuberculosis que respondan al género para poder capturar estas diferentes necesidades.

«Para poner fin a la tuberculosis como epidemia, tenemos que comprender bien los cuáles son desafíos relacionados con el género que continúan marcando esta enfermedad de manera que podamos mejorar y ampliar nuestras inversiones para responder a esas barreras,» dijo Mark Dybul, Director Ejecutivo del Fondo Mundial. «Es por esta razón que el lanzamiento de la herramienta de evaluación de género de ONUSIDA y Stop TB Partnership es fundamental para la respuesta a la tuberculosis.»

Esta semana en Bangkok, Stop TB Partnership, junto con APCASO (Consejo de Organizaciones de Servicios sobre el SIDA de Asia y el Pacífico) y Women for Global Fund (Mujeres para el Fondo Mundial) como co-anfitriones, realizaron un taller para activistas comunitarios, asociados técnicos y la sociedad civil enfocado en Apoyar la Igualdad de Género y la Defensa de los Derechos Humanos en los Procesos de País del Fondo Mundial. Asistieron al taller cuarenta personas de nueve países (Sudán del Sur, Sierra Leona, Zimbabue, Uganda, Tanzania, Indonesia, Pakistán, Bolivia y Etiopía), incluyendo países con entornos operativos desafiantes (EOD). Los participantes provienen de diversos contextos de país, antecedentes y experiencias, incluyendo a personas que viven y / o están afectadas por el VIH, la tuberculosis y la malaria, y de poblaciones clave, en particular trabajadores sexuales, mujeres transgénero, mujeres que usan drogas y mujeres jóvenes.

La diversidad de sus respectivos contextos fue mucho menos importante que los desafíos que tienen en común y su pasión por la igualdad de género y los derechos humanos. Las sesiones abordaron el tema de cómo las tradiciones culturales y las creencias religiosas discriminan y estigmatizan de forma directa e indirecta, y la manera en que las comunidades pueden utilizar la programación transformativa de género y abordar las barreras de derechos humanos para ayudar al cambio. Los participantes insistieron firmemente en la prioridad general de que el Fondo Mundial se centre en el financiamiento y de aprovechar la influencia para definir mejor estos y otros obstáculos relacionados con el género a fin de efectuar programas y procesos especialmente para las poblaciones clave.