Also available in: English

Disminuciones irresponsables y destructivas en la financiación para HIV y TB en países de renta media

El mundo les está fallando a las personas que viven con VIH y TB o que están afectadas por estas enfermedades. A pesar de los compromisos para cumplir con las ambiciosas metas mundiales para la prevención y tratamiento del VIH y la TB, los gobiernos conscientemente, incluso deliberadamente, las han rechazado o no las han cumplido.  Esta es una catástrofe de salud y derechos humanos que puede y debe evitarse.

El mismo año en que los gobiernos acordaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que ‘no dejan a nadie de lado”, la financiación de gobierno donante para apoyar las respuestas al VIH en países de renta baja y media, disminuyó de $8.6 mil millones en 2014 a $7.5 mil millones en 2015.[1] Igualmente se encuentran en falta los gobiernos nacionales que no han financiado adecuadamente sus programas de VIH, TB y salud, y que con demasiada frecuencia han dejado a las poblaciones clave y vulnerables sin servicios y enfrentando el aumento de la discriminación y penalización. Los países de renta media han sido especialmente afectados (PRM). Esta clasificación del Banco Mundial es utilizada por el Fondo Mundial y otros donantes y se basa en un estimado simplista y crudo de la renta per cápita. Es inapropiado para evaluar las necesidades de salud. Los países de “Renta Media “cuentan con la mayoría de personas que viven en la pobreza y la mayoría de todas las personas que viven con VIH y TB. Las personas en los países de renta alta-media (PRAM) sufrirán más, con el riesgo de un recorte de financiación inmediato y precipitoso que destruirá los programas de prevención para poblaciones clave, así como también los programas que tratan la desigualdad de género. Al mismo tiempo que se apunta a los PRM y PRAM para el corte de financiación, estos países también están enfrentando precios más altos en las medicinas debido a obstáculos de propiedad intelectual – y son excluidos de la mayoría de acuerdos voluntarios de licencias.

Llamado a la Solidaridad Mundial

Como organizaciones que hacen incidencia a nombre de las personas que viven con o son afectadas por VIH, TB y poblaciones vulnerables, no podemos permitir que estos retiros irresponsables de financiación exacerben la desigualdad y obliguen a las comunidades y a los países a competir y a enfrentarse unos contra otros. Rechazamos que se nos divida de esta manera. Permanecemos unidos para oponernos al retiro destructivo y devastador de las respuestas a VIH y TB que valoran con igualdad a todas las personas necesitadas, dondequiera que vivamos y quienesquiera que seamos. Estos recortes de financiación y los procesos para implementarlos son inmorales y antiéticos para los objetivos de salud pública y derechos humanos.

Los gobiernos nacionales deben cumplir sus compromisos y aportar su parte de los recursos necesarios para VIH y TB. De hecho, nadie ha trabajado más que la sociedad civil para abogar que nuestros gobiernos aumenten su financiación para la salud y el desarrollo. Pero, a medida que las transiciones de financiación se llevan a cabo, la primera prioridad debe ser garantizar que el avance sea sostenido para abordar las necesidades específicas y diferentes de las personas que viven con VIH y TB y de las comunidades de poblaciones clave y vulnerables.

Los impactos mortales ya son evidentes – y están en la vía rápida para acelerar el daño.

La consecuencia de este comportamiento temerario se hace evidente en los países donde ya se ha dado la transición. En contextos diversos como en Colombia, Rumania y Vietnam, la disminución de financiación externa real o planificada, ha llevado a disminuciones pronunciadas de los recursos disponibles para VIH, TB y otros servicios clave de salud. Los gobiernos nacionales y locales son incapaces de cerrar las brechas o no están dispuestos a hacerlo. Gran parte del importante avance logrado a la fecha se pierde rápidamente y se desperdicia las inversiones hechas en la última década. Uno de los muchos ejemplos del impacto de este recorte de financiamiento es Rumania, donde las tasas de infección con VIH entre usuarios de drogas subieron significativamente después del retiro del Fondo Mundial en 2010. En ese momento, 4.2% de infecciones nuevas por el VIH estuvieron relacionadas con el empleo de drogas intravenosas. Ese porcentaje subió a 49.2% el 2013, después de que los programas para reducción del daño fueran desfinanciados.

Las consecuencias terribles se repetirán y aumentarán a medida que más países sean dejados de lado por decisiones miopes y sin corazón para retirarse de los países de renta media y esencialmente abandonar a aquellos cuya supervivencia depende del acceso al tratamiento y a los servicios. Los más afectados son las mujeres, niñas, hombres que tienen sexo con hombres, trabajadores sexuales, personas transgénero, inmigrantes y usuarios de drogas. Sus derechos humanos básicos son ignorados debido a decisiones tomadas por sus propios gobiernos y aquellos en países donantes distantes.

Hacemos un llamado a los gobiernos donantes y ejecutores:

  • A que honren los compromisos mundiales de los ODS 2015 para no dejar a nadie de lado.
  • Que financien completamente las respuestas al VIH y TB alrededor del mundo, y de este modo prevengan una emergencia social, de salud, financiera y moral totalmente prevenible en salud; y
  • Que estructuren procesos de transición del financiamiento para VIH y TB sobre la base de lo que es mejor para las personas infectadas y afectadas por el VIH y TB, sus familias y

Este Llamado a la Acción fue desarrollado por los participantes en la reunión reciente, Financiación de Servicios de VIH y TB e Incidencia en los Países de Renta Media: Desarrollando un Plan de Acción. Esta declaración será seguida por una estrategia detallada de incidencia para movilizar y unir a nuestras comunidades y luchar contra los incumplimientos de nuestros gobiernos de norte a sur para que honren sus compromisos.

Firme y apoye esta declaración y le entregaremos múltiples formas de apoyar estos esfuerzos.

[1] Kaiser Family Foundation. Financiando la Respuesta a VIH en Países de Renta Baja y Media: Asistencia Internacional de Gobiernos Donantes en 2015. Julio 2016.