El Fondo Mundial publica estudios de caso sobre participación comunitaria

Also available in: English

Fuente: aidspan.org

Autor: David Garmaise

Cinco de los ocho estudios son específicos a cada país

Un informe publicado por el Fondo Mundial en noviembre pasado, muestra historias de participación comunitaria efectiva en VIH, TB y malaria.  How We Engage contiene ocho estudios de caso, de los cuales cinco son específicos a cada país: Camboya, El Salvador, Kirguistán, Benín y Sierra Leona.

El informe también contiene estudios de caso sobre la participación de las comunidades en la gestión de una subvención de malaria para la región del Gran Mekong; sobre el apoyo a la participación comunitaria mediante la comunicación regional y plataformas de coordinación; y sobre elevar las voces de las mujeres que viven con VIH a través de la asociación del Fondo Mundial con el Fondo de Red de Sociedad Civil Robert Carr.

En el balance de este artículo, brindamos información sobre los estudios de caso de los cinco países.

Camboya

El estudio de caso de Camboya describe un proceso innovador e inclusivo de participación comunitaria en el diálogo de país y el desarrollo de la nota conceptual para una subvención independiente para TB.

Las consultas nacionales para preparar la nota conceptual sobre TB estuvieron compuestas por dos secuencias conducidas en paralelo – la primera proporcionó información técnica para la nota conceptual y la segunda incluyó consultas con las comunidades. Las consultas adoptaron una gama de enfoques, incluyendo encuestas y entrevistas, poniendo fuerte énfasis en discusiones de grupos de sondeo que se llevaron a cabo en cuatro localidades en provincias y en la capital Phnom Penh, en abril y mayo, 2014, con la participación de más de 100 personas.

El estudio de caso concluyó que la participación exitosa de las comunidades fue posible gracias al liderazgo firme y eficaz del MCP, al compromiso del gobierno con la inclusión y transparencia, a la planificación anticipada, al apoyo efectivo de los asociados y a un proceso de consulta ¨abierto, innovador, bien facilitado, bien diseñado y bien documentado que estuvo alineado con el proceso de planificación estratégica nacional.¨

La experiencia de Camboya se ha adoptado como modelo en otros países.

El Salvador

En El Salvador, las organizaciones de personas transgénero desempeñaron un rol importante en el diálogo de país, este rol se describe en el estudio de caso.

El informe menciona que ¨para estar mejor preparados los grupos trans llevaron a cabo su propio ´mini diálogo´, que les dio un espacio inicial y separado para desarrollar sus ideas y sugerencias antes de participar en las reuniones grandes para diálogo intersectorial.¨

Como resultado de la participación de grupos trans, los participantes en el diálogo de país acordaron que la nota conceptual debería incluir programación específica para personas trans, incluyendo el fortalecimiento de capacidades de los grupos de personas transgénero; incidencia para una ley de identidad de género y un paquete de servicios hecho a la medida que sea ofrecido en centros comunitarios para prevención integral.¨

Kirguistán

El estudio de caso de Kirguistán documenta los enfoques empleados para fortalecer la participación comunitaria en la preparación de una nota conceptual para TB/VIH en 2014-2015. Una consulta en 2014 había identificado una serie de brechas y retos en la programación para poblaciones clave, al igual que obstáculos para una participación comunitaria efectiva.

Con el apoyo financiero brindado por la Iniciativa Especial del Fondo Mundial en Comunidad, Derechos y Género, el Hub de Apoyo Técnico de Europa Oriental y Asia Central (EECA) de la Alianza Internacional en VIH/SIDA, facilitó reuniones de ¨pre-diálogo y diálogo de país con poblaciones clave y otras organizaciones de la sociedad civil y se realizaron varios grupos de sondeo y reuniones individuales con proveedores de servicios y funcionarios del gobierno. Este proceso logró por primera vez la participación cercana de las comunidades de TB en el diálogo nacional alrededor de una propuesta del Fondo Mundial.

Un aspecto interesante en el proceso en Kirguistán fue la redacción ¨retroactiva¨ de la nota conceptual. Lo que sucedió fue que en diciembre 2014 y enero 2015, la Red Legal Canadiense en VIH/SIDA proporcionó asistencia técnica adicional para desarrollar recomendaciones para el contenido de los módulos ¨fortalecimiento de sistemas comunitarios¨y¨eliminación de obstáculos legales¨ de la nueva nota conceptual.

El componente de fortalecimiento de sistemas comunitarios se enfocó en la consolidación de capacidades para las poblaciones clave y otras organizaciones comunitarias, particularmente con respecto a la participación en el diálogo con el gobierno a través de redes nacionales. Fue diseñado para complementar los requisitos de inclusión de la sociedad civil en el diseño, entrega y evaluación de servicios en los componentes de servicio de la propuesta. El componente sobre la eliminación de obstáculos legales se enfocó en mejorar el conocimiento legal entre las poblaciones clave y en el establecimiento de una red de ¨abogados de la calle¨ para brindar asistencia legal.

El comité encargado por el MCP para redactar la propuesta incluyó en gran parte estas recomendaciones en la nota conceptual. Sin embargo, algunas organizaciones de la sociedad civil expresaron la preocupación de que el proceso de redacción hubiera carecido de transparencia, particularmente respecto a la forma en que se había reflejado y priorizado las actividades y enfoques propuestos por la sociedad civil, y sobre quien era responsable de finalizar la nota conceptual. Igualmente, el acceso al formato final de la nota conceptual completa fue limitado y el documento se preparó en inglés, idioma que muchos miembros de la sociedad civil no hablan o leen.

Como resultado, en un taller realizado en abril 2015, 30 participantes de la sociedad civil redactaron su propia ¨nota conceptual¨ para los dos módulos. Los programas propuestos por el grupo tenían un parecido cercano con lo que había sido presentado en la nota conceptual real. Este proceso retroactivo ayudó a consolidar el entendimiento acerca de los procesos del Fondo Mundial en un entorno donde la participación de la sociedad civil en estos temas había sido subóptima anteriormente.

Benín

El estudio de caso de Benín ilustra cómo la AT selectiva y el apoyo a la sociedad civil pueden impactar la programación en la etapa de concesión de subsidios, mucho después de la presentación de la nota conceptual original. Si bien la sociedad civil ha participado en diálogos de país para VIH, TB y malaria, el conocimiento acerca del Fondo Mundial era limitado. Varias organizaciones expresaron la necesidad de apoyo selectivo para permitirles influenciar en forma constructiva el proceso de concesión de subsidios y desempeñar un rol más efectivo en el monitoreo e implementación del subsidio.

Cinco ONG presentaron una solicitud conjunta a la Iniciativa Especial del Fondo Mundial en Comunidad, Derechos y Género, buscando AT en dos áreas clave. Primero, solicitaron apoyo para fortalecer la atención a las poblaciones clave, género y derechos humanos en la implementación de nuevos subsidios. En segundo lugar, solicitaron apoyo para el mayor desarrollo de una alianza de partes interesadas involucradas en la lucha contra las tres enfermedades en Benín – La Alianza Nacional de Salud – que había sido establecida en mayo 2015. El propósito de la alianza era mejorar la visibilidad y participación de la sociedad civil en los programas de VIH, TB y malaria del país en general y particularmente para incidir sobre las necesidades de las poblaciones clave.

La asistencia técnica fue brindada por la Red Legal Canadiense en VIH/SIDA y un consultor independiente conocedor de Benín, que contaba con experiencia en fortalecimiento y organización comunitaria.

Como resultado, se desarrolló un módulo totalmente nuevo durante la concesión de subvenciones, enfocado en eliminar los obstáculos legales. El módulo incluye actividades como evaluación legal, capacitaciones, diálogo y servicios de apoyo que benefician a las personas que viven con VIH, a las personas que se inyectan drogas y aquellas en riesgo de violencia sexual y basada en género. El módulo se está implementando a través de dos ONG nacionales con experiencia previa en programación de género y derechos humanos.

Con respecto a la Alianza Nacional en Salud, los proveedores de AT identificaron oportunidades para ampliar la membrecía y experiencia de la alianza incluyendo a grupos de poblaciones clave, organizaciones de derechos humanos, grupos de prisiones, grupos de usuarios de servicios de salud y organizaciones de investigación en ciencias sociales y salud, para el monitoreo del acceso a la prevención, el tratamiento y la atención en el país. También trabajaron con miembros de la alianza para identificar actividades prioritarias, incluyendo la función de vigilantes para monitorear la implementación de los programas apoyados por el Fondo Mundial y emprendiendo la incidencia para mejorar la calidad de la atención y el monitoreo de pacientes, abordando la discriminación, promoviendo reformas de leyes, aumentando la detección de casos de TB y el uso neto entre grupos de poblaciones clave y vulnerables, y abordando la violencia basada en género.

Sierra Leona

El enfoque en el estudio de caso de Sierra Leona estuvo en el fortalecimiento de la sociedad civil. El brote de Ebola que atacó con fuerza a Sierra Leona, reveló la importancia de ser capaces de aprender sobre la capacidad de las organizaciones comunitarias para apoyar la débil respuesta del sector salud a la enfermedad. Esta experiencia ayudó a establecer un entendimiento más amplio entre las partes interesadas en Sierra Leona acerca de la necesidad de consolidar la capacidad comunitaria e incrementar la participación comunitaria en otras áreas de la salud, especialmente en la programación de VIH, TB y malaria, y ampliar el enfoque de estos programas en las poblaciones clave.

Con esto en mente, las organizaciones de la sociedad civil en el país formaron el Consorcio para la Promoción de los Derechos de Poblaciones Clave Afectadas (CARKAP, por sus siglas en inglés) como una plataforma para incidir y entregar servicios de salud basados en la comunidad y promover enfoques basados en género y derechos humanos, particularmente para TB y VIH.

CARKAP participó como la voz líder de la sociedad civil en la fase inicial del diálogo de país para el desarrollo de tres propuestas para VIH/TB, malaria y el fortalecimiento de los sistemas comunitarios y de salud.

Debido a que CARKAP era una entidad relativamente nueva que carecía de una estructura formal de gobierno y de recursos importantes, se acordó que CARKAP debería recibir AT a través de la Iniciativa Especial en Comunidad, Derechos y Género.

EANNASSO, la Red Nacional de Africa Oriental de Organizaciones de Servicio en SIDA, entregó la AT en tres fases. En la primera y más importante fase, en agosto 2015, un consultor apoyó la participación de CARKAP en el proceso continuo de diálogo nacional, y coordinó las sugerencias de los miembros de CARKAP para la propuesta de TB/VIH y trabajó con los miembros de CARKAP para diseñar el módulo de fortalecimiento de sistemas comunitarios. El módulo estuvo formado por cuatro actividades principales:

  1. Monitoreo de programas de VIH, TB y malaria basados en la comunidad para garantizar la rendición de cuentas.
  2. Apoyo a grupos de la sociedad civil para convocar reuniones bianuales con parlamentarios y otras partes interesadas a nivel de política, con un enfoque en la incidencia para el aumento en la asignación de fondos del gobierno para el sector salud, particularmente para VIH, TB y malaria.
  3. Mejora de la participación de la sociedad civil en la toma de decisiones de política y estrategia, iniciando un proceso de selección transparente y representativo para el puesto de la sociedad civil en el Comité de Coordinación del Sector Salud de Sierra Leona, y
  4. Consolidación de la capacidad institucional, planificación y desarrollo de liderazgo para CARKAP y sus organizaciones miembro.

Una segunda fase de AT apoyó a CARKAP y a sus miembros a medida que el país respondía a los comentarios del Panel de Revisión Técnica sobre sus propuestas. Este trabajo incluyó garantizar que el componente de fortalecimiento de los sistemas comunitarios se mantuviera completamente y que las prioridades de CARKAP para las poblaciones clave, estuvieran reflejadas en la programación y en los presupuestos.

Estos esfuerzos dieron resultado cuando se aprobó $1 millón para el componente de fortalecimiento de sistemas comunitarios.

La tercera fase de AT incluyó el apoyo para la consolidación de capacidades institucionales, el registro formal de CARKAP y mayor refinamiento de su estructura, y para desarrollar una modalidad para que el consorcio implemente monitoreo basado en la comunidad como sub -receptores del Fondo Mundial.