Also available in: English

Fuente: aidspan.org

Autor: Gemma Oberth

Personas transgénero y prisioneros reciben mucho más énfasis que antes.

En diciembre 2016, el Fondo Mundial publicó un nuevo  Modular Framework Handbook. (Manual de Marco Modular). El enfoque modular es la forma en que el Fondo Mundial organiza la información programática y financiera para cada subvención, ordenando las líneas presupuestarias y los objetivos de desempeño de acuerdo con las categorías establecidas. El enfoque modular se introdujo por primera vez con el nuevo modelo de financiación y fue implementado como parte del ciclo de financiamiento 2014-2016.

Para el ciclo 2017-2019, el Fondo ya no requiere la plantilla modular como anexo a la solicitud de financiamiento, pero los solicitantes todavía deben articular sus solicitudes usando los módulos e intervenciones expuestas en el marco. La plantilla de presupuesto y el marco de desempeño, dos documentos que forman parte de la solicitud de financiamiento, están alineados con el enfoque modular. El nuevo marco modular entró en vigencia en enero 2017, con importantes actualizaciones y cambios. En el siguiente cuadro se presenta la lista actualizada de los módulos, por componente.

Cuadro: Módulos actualizados para el ciclo de financiación 2017-2019

Componente Módulo
VIH Programas de prevención para la población general
Programas integrales de prevención para hombres que tienen sexo con hombres
Programas integrales de prevención para trabajadores/as sexuales y sus clientes
Programas integrales de prevención usuarios de drogas inyectables y sus parejas
Programas integrales de prevención para personas transgénero
Programas integrales para personas en prisión y otros entornos cerrados
Programas de prevención para otras poblaciones vulnerables (favor especificar)
Programas de prevención para adolescentes y jóvenes, dentro y fuera de la escuela
Prevención de la transmisión de madre a hijo
Servicios para prueba de VIH
Tratamiento, atención y apoyo
TB/HIV
Programas para reducir los obstáculos relacionados con los derechos humanos para acceder a servicios de VIH
Gestión de programa
TB Atención y prevención de TB
TB/VIH
TB multidrogo resistente
Gestión de programa
Malaria Control de vectores
Gestión de caso
Intervenciones específicas de prevención
Gestión de programa
RSSH Sistemas de gestión de adquisiciones y abastecimiento
Sistema de información para gestión en salud, monitoreo y evaluación
Recursos humanos para la salud, incluyendo trabajadores de salud comunitarios
Entrega de servicios integrados y mejora de la calidad
Sistemas de gestión financiera
Estrategias nacionales en salud
Respuestas y sistemas comunitarios
Gestión de programa

 

Algunos de los cambios más notables están entre los módulos de poblaciones clave. Primero, el Fondo Mundial ahora ha separado las actividades para la prevención del VIH para hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y personas transgénero en dos módulos diferentes. Anteriormente, estos estaban combinados en un módulo llamado “Programas de prevención para HSH y personas transgénero.»

La agrupación arbitraria de estas dos poblaciones clave había sido criticada (ver  artículo Lancet ), principalmente por ocultar o clasificar erróneamente la epidemia entre las comunidades de personas trans. HSH y PTG que tienen identidades claras y distintas, redes sociales y sexuales distintas al igual que necesidades de salud pública diferentes. La desagregación de la programación para HSH y TG (y de indicadores y metas) en el nuevo marco modular está en línea con  las más recientes directrices internacionales  en el sentido de que debe detenerse la fusión de HSH y TG.

Otra población clave que ha sido elevada significativamente en el nuevo marco modular es la de los prisioneros. En el marco modular anterior, las actividades para prisioneros se consideraban en el módulo VIH llamado ¨Programas de prevención para otras poblaciones vulnerables (favor especificar).¨ Y el módulo de atención y prevención de TB tenía una intervención llamada ¨poblaciones clave afectadas¨ que podía incluir la búsqueda activa de casos entre grupos como prisioneros, personas desplazadas, minorías de migrantes y étnicas/poblaciones indígenas, mineros, niños, personas pobres del sector urbano y los ancianos.

En el nuevo marco modular, hay un módulo dedicado a VIH llamado ¨Programas integrales para personas en prisiones y otros entornos cerrados,¨ que cubre una gama de intervenciones, incluyendo empoderamiento comunitario, abordaje del estigma y la discriminación, intervenciones de comportamiento, condones y lubricantes, profilaxis de pre-exposición (PrEP), reducción de daños, servicios para infecciones de transmisión sexual (ITS), y prevención y gestión de co-morbilidades. El nuevo marco también actualiza el módulo de atención y prevención de TB para incluir una intervención específica denominada ¨Poblaciones clave – Prisioneros¨ que va mucho más allá de la identificación activa de casos para incluir el control de la infección; acercamiento móvil, incluyendo Rayos X del tórax; terapia preventiva de TB; vínculos para atención a la salida de la detención y vínculos con programas para la reducción de daños para prisioneros usuarios de drogas.

A pesar de estas mejoras, hay algunas áreas en que el nuevo marco modular se queda corto. Si bien el género y la igualdad de género son prioridades importantes en la  Nueva Estrategia del Fondo Mundial 2017-2022, no hay ningún módulo individual que facilitaría a los países presupuestar y programar en esta área. Sin embargo, los programas de violencia basada en género y tratamiento, están nombrados como intervenciones en los módulos de prevención de VIH para la población general y para adolescentes y jóvenes, y caen dentro del alcance de algunas de las intervenciones de poblaciones clave.

También hay una intervención en el módulo de los “Programas para reducir los obstáculos relacionados con los derechos humanos para acceder a servicios de VIH¨ llamado ¨Reducción de la discriminación de género relacionada con VIH, normas nocivas de género y violencia contra las mujeres y niñas en todas sus diversidades.¨ Finalmente, cada módulo de TB tiene una intervención para eliminar los obstáculos relacionados al género y los derechos humanos.

A pesar de que esta es una gran mejora frente a la plantilla modular utilizada en el ciclo de financiamiento anterior, algunas personas afirman que esto puede no ser suficiente para terminar las desigualdades de género que exacerban las tres enfermedades.

“Reconocemos que el género y las mujeres se resaltan en muchos módulos, pero dado que un objetivo clave de la nueva estrategia del Fondo Mundial es la promoción de la igualdad de género, tener un módulo individual sobre género, mujeres y violencia de género, habría sido útil,¨ dijo Sophie Dilmitis, Coordinadora Mundial de  Women4GlobalFund. “Al tener su propio módulo se evitaría que los países minimicen el género o lo escondan bajo la alfombra de ´prioridades de corte transversal, ¨ manifestó.

Otra deficiencia notable en el nuevo marco es la ausencia de módulos específicos para las poblaciones clave y vulnerables en TB y malaria. Mientras que el VIH tiene siete módulos diferentes dedicados a programas de prevención para poblaciones clave y vulnerables, las otras dos enfermedades no tienen ninguno. Dado que tenemos directrices internacionales sobre a quienes se considera como poblaciones clave y/o vulnerables para  TB y malaria, no queda claro por qué no se las ha priorizado proporcionalmente en el nuevo marco.

Una tercera crítica se centra en por qué el marco solamente considera módulos de prevención para poblaciones clave. En base a las directrices en las más recientes herramientas de implementación (ver MSMITSWIT y TRANSIT), los módulos de poblaciones clave estarían mejor diseñados como paquetes integrales de atención. La necesidad de elevar el acceso al tratamiento entre poblaciones clave es particularmente evidente, algo que los módulos de prevención del Fondo Mundial enfocados en poblaciones clave pueden no abordar adecuadamente. Por ejemplo, mientras que 70% de trabajadores/as sexuales VIH positivos en Johanesburgo conoce su estado, solamente 24% tiene acceso a la terapia antirretroviral que salva sus vidas (ART). En Zimbabue, solo uno de cada cinco trabajadores/as sexuales VIH positivos recibe ART.

A medida que los países se preparan para presentar sus solicitudes de financiamiento para el ciclo de financiación 2017-2019, Aidspan monitoreará la forma en que los países usan el nuevo marco. Hacer el seguimiento de los módulos e intervenciones que los solicitantes escogen para solicitar financiamiento, es con frecuencia un buen barómetro de las prioridades nacionales. Será un indicador para ver cómo se adaptan los países a los cambios en el marco del Fondo.