Subvención del Fondo Mundial ampliará los servicios de prevención, atención y tratamiento del VIH para poblaciones clave en Guyana

Also available in: English

Autora: Kataisee Richardson

La solicitud de continuación de programa destacó varios derechos humanos y retos en el plano jurídico

Guyana recibió una subvención para su respuesta al VIH que formaba parte de un grupo de subvenciones recientemente aprobadas por la Junta Directiva. El plazo propuesto para la subvención era del 1 de enero de 2018 al 31 de diciembre de 2020 y el receptor principal (RP) es el Ministerio de Salud, que también gestionó la anterior subvención para el VIH que recibió Guyana.

En 2017, Guyana presentó una solicitud de continuación de programa para su componente de VIH. El fin de las solicitudes de continuación de programa es simplificar el proceso de solicitud de financiamiento para subvenciones con buen desempeño que el Panel de Revisión Técnica (PRT) ha revisado recientemente y que no requieren una revisión programática importante.

El contexto epidemiológico y la focalización geográfica de las intervenciones siguen siendo iguales si se comparan con la solicitud anterior. El país continúa experimentando una epidemia mixta que afecta de manera desproporcionada a poblaciones clave y poblaciones en situación de vulnerabilidad, como son los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, trabajadoras sexuales, personas trans, mineros y taladores. El objetivo estratégico era incrementar el impacto mediante la implementación de estrategias mixtas para intensificar la vinculación al tratamiento e instituir una política de tratamiento para todos y todas.

Según el PRT, el programa propuesto se basa en los logros y en las lecciones aprendidas de la más reciente programación de Guyana para poblaciones clave, y está alineado con la evaluación y revisión intermedia del Plan Estratégico Nacional (PEN) –denominado HIVision 2020–, con las proyecciones de la cascada del VIH al 2020, con el estudio de la eficiencia distributiva y efectividad del programa del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), así como con una solicitud de reprogramación completa para el periodo 2016–2017 para garantizar que se alinea con el objetivo de Guyana de acabar con el sida y con los negativos impactos sociales y económicos que tiene en la población.

El monto aprobado para la subvención fue de 4 539 985 dólares, que es ligeramente inferior al monto parcial del programa. La diferencia se reasignará al componente de tuberculosis y, en este caso, no se presentó ninguna solicitud priorizada de monto por encima de la asignación. La tabla que aparece a continuación ofrece una visión general del financiamiento del país para la respuesta al VIH para el periodo comprendido entre 2018 y 2020.

Tabla: Visión general del financiamiento del país para la respuesta al VIH para el periodo 2018–2020 (M = millones de dólares)

 

Componente: VIH
Monto estimado de necesidad de financiamiento del programa: 21 M* % de la necesidad de financiamiento Cambio con respecto al periodo anterior
Total de recursos nacionales 6,9 M** 33 % Aumento
Total de recursos externos (fuentes distintas al Fondo Mundial) 7,2 M 34 % Aumento
Total de recursos del Fondo Mundial 4,5 M 22 % Ligero aumento
Total de recursos disponibles 18,6 M 88 % Aumento
Brecha de necesidad no cubierta 2,4 M 12 % Disminución

 

Notas:

*El cálculo de costos del nuevo PEN está actualmente en proceso y existe un Comité de Sostenibilidad que evalúa qué áreas se cubrirán con financiamiento nacional.

**Los datos de la tabla de visión general del financiamiento podrían sufrir modificaciones en los próximos meses para garantizar su consistencia a lo largo de los años, así como su consistencia con los datos reportados por el Ministerio de Finanzas y el Ministerio de Salud al Fondo Mundial.

 

Fortalezas destacables

El PRT consideró que la solicitud era técnicamente correcta y apropiada. El PRT señaló que se alinea con el PEN y los objetivos 90-90-90, y que pretende implementar un enfoque de tratamiento para todos y todas, así como cumplir con las directrices establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para el PRT, el programa es claro y bien orientado, y consideró que aborda de manera adecuada las preocupaciones expresadas por el PRT respecto a la subvención para el periodo 2014–2016.

El PRT destacó el hecho de que la solicitud toma en cuenta la necesidad de mejorar la vinculación a la atención de personas con diagnóstico reciente, la cobertura de la terapia antirretroviral (ARV) y la retención de pacientes que viven con el VIH. La solicitud también resalta la necesidad de mejorar la supervisión y la evaluación de la calidad de las estrategias de prevención del programa dirigidas a poblaciones clave, así como la proporción de mineros y taladores que se realizan la prueba del VIH. Por último, el PRT indicó que la solicitud de financiamiento destaca los notables logros obtenidos por el programa hasta la fecha, tales como haber aumentado la proporción de mujeres embarazadas que viven con el VIH y reciben terapia antirretroviral del 79 % al 100 %, haber garantizado que a todas las personas diagnosticadas con el VIH se les hayan realizado pruebas de detección de tuberculosis y haber garantizado que el 86 % de pacientes con coinfección tuberculosis-VIH recibieran tratamiento antirretroviral durante su tratamiento de tuberculosis.

Adicionalmente, la solicitud de continuación de programa destacó varios derechos humanos clave y retos en el plano jurídico que reducen la igualdad en el acceso a servicios de salud para las poblaciones clave. Asimismo, sugirió que las recomendaciones del reciente Diálogo Social sobre el VIH y la legislación vigente podrían servir como directrices estratégicas para desarrollar las actividades necesarias para hacer frente a esos retos.

Debilidades, brechas y medidas

El PRT identificó cuatro problemas con la solicitud de financiamiento sobre los cuales la Secretaría y el RP debatieron durante la etapa de concesión de la subvención. Dos de ellos se resolvieron y los otros dos se abordaron de manera parcial. A continuación, se presenta un resumen de cada problema, así como el resultado al que se llegó.

No se centra lo suficiente en personas trans. A pesar de que las personas trans tienen la prevalencia más alta de VIH entre las poblaciones clave identificadas (8,4 %), no se les trataba como una población aparte, sino más bien dentro del grupo de hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres.

Resultado: El PRT resolvió este problema. El Ministerio de Salud remitió una estrategia revisada que contenía nuevas actividades específicamente dirigidas a personas trans, entre ellas la recopilación de datos de base para una toma de decisiones basada en pruebas y la expansión del área de cobertura. Este cambio resultó en objetivos más ambiciosos en el marco de desempeño y creó la necesidad de revisar el presupuesto para que se alineara con las intervenciones adicionales.

La gestión de adquisiciones y de la cadena de suministro presenta debilidades. Los sistemas de gestión de adquisiciones y de la cadena de suministro presentaban debilidades que resultaron en retrasos en la entrega de los productos del programa.

Resultado: El problema se abordó de manera parcial. El Comité de Aprobación de Subvenciones (CAS) señaló que el Ministerio de Salud es consciente de los problemas sistémicos de la cadena de suministro y está creando un plan maestro de adquisiciones para tratar problemas clave del sistema. El CAS añadió que no existía ninguna propuesta para incluir una condición precedente en el formulario de confirmación de la subvención que requiera que los niveles de inventario y los datos de consumo se revisen antes de emitir órdenes de compra.

La planificación de la sostenibilidad es escasa. Si bien la inversión nacional para la respuesta al VIH en Guyana experimentó un aumento del 33 % en el periodo anterior, el país pronto enfrentará una reducción significativa de la disponibilidad de financiamiento externo para su respuesta al VIH. El PRT indicó que Guyana necesitaba sostener un debate integral sobre temas de sostenibilidad.

Resultado: Este problema se abordó de manera parcial con el establecimiento –en junio de 2018– de un comité encargado de elaborar la estrategia de sostenibilidad de Guyana.

Los objetivos de tratamiento no son lo suficientemente ambiciosos. El PRT hizo hincapié en que las metas de ampliación de la provisión de tratamiento son muy bajas. Señaló que Guyana debe intensificar sus enfoques de prevención en poblaciones clave, especialmente en hombres que tienen sexo con otros hombres, personas trans y trabajadoras sexuales, quienes se ven afectados de manera desproporcionada por la epidemia del VIH. En caso de no hacerlo, el PRT indicó que el costo-efectividad y el impacto del programa podrían verse comprometidos.

Resultado: El problema se resolvió durante la fase de concesión de la subvención. Se revisaron los objetivos de tratamiento y se presentaron objetivos más ambiciosos.

Sostenibilidad

Según el PRT, Guyana ha demostrado su compromiso con su respuesta al VIH al aumentar de manera progresiva sus inversiones en costos operativos, recursos humanos y medicinas para mantener o ampliar la programación. El objetivo de este incremento del gasto interno es compensar la reducción de financiamiento proveniente del PEPFAR y del Fondo Mundial, que, de acuerdo con el PRT, fue de 30 % y 50 %, respectivamente.

Como se mencionó anteriormente, Guyana ha establecido un Comité de Sostenibilidad compuesto por representantes gubernamentales del Ministerio de Salud y del Ministerio de Finanzas, de la sociedad civil y otros socios con el fin de dirigir el debate sobre sostenibilidad y transición para así contar con un plan de sostenibilidad y transición. Dicho comité cuenta con el apoyo de un consultor del Proyecto de Financiamiento y Gobernanza en Salud (HFG, por sus siglas en inglés), que es una iniciativa de USAID. Además, Guyana también ha implementado un estudio de viabilidad sobre contratación social y este año evaluará el grado de preparación para la transición.

Reacciones en la sociedad civil

El PRT determinó que el desarrollo de la solicitud de continuación de programa había sido inclusivo y había incluido aportes de representantes de las poblaciones clave. Tal sensación la tuvo también Devanand Milton, representante trans que es vicepresidente del Mecanismo de Coordinación País (MCP). Ella señaló que las poblaciones clave y la sociedad civil participaron activamente en el proceso.

“Las organizaciones de la sociedad civil recibieron una pequeña cantidad de dinero (2 000 dólares cada una) para llevar a cabo sesiones de consulta con sus miembros y presentar al MCP la retroalimentación recibida respecto a retos y recomendaciones. En mi caso, el Director del Programa Nacional contra el Sida me pidió hacer llegar la recomendación de que la población trans sea incluida en la propuesta” –manifestó Milton.

Sin embargo, Joel Simpson, Director Ejecutivo de SASOD (Sociedad contra la Discriminación por Orientación Sexual) fue crítico respecto a la solicitud de financiamiento.

“Es muy positivo que Guyana haya recibido más dinero del Fondo Mundial para financiar su respuesta al VIH, pero si se sigue trabajando del mismo modo, el Fondo Mundial seguirá fracasando en reducir la carga de VIH en poblaciones clave. Los procesos del Fondo Mundial se ven atrapados en medio de la burocracia estatal, que por lo general es indiferente a los derechos humanos y a las necesidades de salud de las poblaciones clave” –señaló Simpson.

Simpson añadió que “la sociedad civil –y peor aún las poblaciones clave– no desempeñan ningún papel relevante en los procesos de toma de decisiones. El Mecanismo de Coordinación País está dominado por el gobierno con el apoyo de agencias internacionales. El aspecto político pesa más que muchos de nosotros que pertenecemos a la sociedad civil”.