Also available in: English

Fuente: theglobalfund.org

NUEVA YORK – El Fondo Mundial aplaude el compromiso que anunciaron hoy los líderes mundiales durante la Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cobertura Universal de Salud en Nueva York: redoblar esfuerzos con el fin de lograr la cobertura universal de salud para el año 2030. La Declaración Política “Cobertura universal de salud: juntos para construir un mundo más saludable” enfatiza la necesidad de contar con cobertura de salud inclusiva, accesible y asequible, así como la importancia de obtener apoyo internacional inmediato y financiamiento sostenible a largo plazo por parte de los gobiernos nacionales.

“Los debates de hoy demostraron el arrollador consenso que existe respecto a la cobertura universal de salud como un valor compartido y la necesidad de priorizar el acceso a la atención médica de calidad para todos”, comentó Peter Sands, Director Ejecutivo del Fondo Mundial, quien participó en la reunión de hoy. “El Fondo Mundial está comprometido a trabajar junto con los socios y los gobiernos para asegurar que la cobertura universal de salud se convierta en una realidad”.

Con el fin de que los países y todos los socios cumplan sus compromisos en cuanto al capital y al derecho a la salud, el Fondo Mundial, el Mecanismo Mundial de Financiamiento y Gavi (Alianza para Vacunas) hicieron un llamado a los líderes mundiales para que prioricen los sistemas de atención médica primaria como la base para la cobertura universal de salud; amplíen su alcance para las personas más vulnerables, marginadas y desatendidas; aumenten la movilización de recursos internos, y prioricen la inversión en salud.

Mediante el trabajo conjunto con sus socios y conforme al Plan de acción mundial a favor de una vida sana y bienestar para todos, liderado por la OMS, el Fondo Mundial respalda el logro de alcanzar la cobertura universal de salud al invertir en sistemas de salud resilientes y sostenibles, eliminar barreras de género y derechos humanos para el acceso a la atención médica para los más pobres y los más vulnerables de modo que los servicios de salud sean realmente “universales”, y respaldar y catalizar el financiamiento sostenible de los sistemas de salud, mediante, por ejemplo, la movilización de recursos internos.

El Fondo Mundial es el mayor proveedor multilateral de subvenciones para el financiamiento de sistemas sostenibles de salud, con inversiones superiores a los mil millones de dólares al año para mejorar las adquisiciones y las cadenas de suministro, reforzar los sistemas de datos y el uso de datos, capacitar a trabajadores de la salud calificados, mejorar las respuestas y los sistemas comunitarios, y promover servicios de salud más integrados y centrados en las personas para que estas reciban atención integral a lo largo de sus vidas.

“Forjar sistemas de salud inclusivos, sostenibles y resilientes es crucial para ponerle fin al VIH, la tuberculosis y la malaria como epidemias. Asimismo, son nuestra mejor defensa frente a las nuevas amenazas a la seguridad de la salud mundial, como la TB multidrogorresistente y el ébola. Esos mismos sistemas de salud también brindan una serie de servicios de atención primaria que son muy importantes, que van desde salud sexual y reproductiva hasta enfermedades crónicas no transmisibles”, agregó Sands.

El Fondo Mundial está trabajando estrechamente con sus socios para desarrollar e implementar el Acelerador de Financiamiento Sostenible como un elemento clave del Plan de acción mundial a favor de una vida saludable y bienestar para todos. Ello facilitará una coordinación y colaboración más efectiva entre los actores mundiales clave que apoyan a los países respecto a la movilización de recursos internos para la salud, como la OMS, el Banco Mundial, el Mecanismo Mundial de Financiamiento y Gavi.

Francia será el anfitrión de la Sexta Conferencia de Reposición de Fondos del Fondo Mundial en Lyon, Francia, los días 9 y 10 de octubre de 2019. El Fondo Mundial busca recaudar al menos US$ 14 mil millones para los próximos tres años para ayudar a salvar 16 millones de vidas, reducir la mortalidad por VIH, TB y malaria a la mitad, y forjar sistemas de salud más sólidos para el año 2023.