Also available in: English

Estimados y estimadas:

Reciban un cordial saludo. 

El motivo de este mensaje es presentar a ustedes los siguientes principios para el acceso, innovación y cooperación global en los tiempos COVID-19. 

Ponemos a su consideración la firma de estos principios antes del 16 de abril. Vamos a mantener abiertas las firmas después, pero los ministros de salud del G20 se reunirán del 19 al 20 de abril y logramos establecer algunos contactos con el C20. Nuestro objetivo es darlos a conocer a los Ministros antes de su reunión, ya sea en una declaración conjunta o carta.

Los Ministros podrán desarrollar un conjunto de acciones urgentes del G20 para combatir conjuntamente la pandemia, con nuestros principios como guía. 

COVID-19:  Principios para el Acceso, la Innovación y la Cooperación Global

El COVID-19 no tiene nación ni etnia. Si la pandemia no se resuelve en un país, se acelerará más allá de las fronteras de ese país, lo que podría abrumar la capacidad de respuesta del mundo. 

Las respuestas nacionalistas a COVID-19 son ineficaces. Los países deben trabajar juntos de manera urgente para aumentar la producción de todas las medidas médicas contra el virus, desde máscaras y ventiladores hasta pruebas, tratamientos y vacunas, y garantizar que todos reciban la atención médica que necesitan. Debemos atender no solo a COVID-19 y sus síntomas, sino también a las condiciones y necesidades de salud subyacentes de las personas, las cuales se agudizan en la medida que la pandemia siga su curso.  

Existe un peligro real de que el acceso a los avances médicos relacionados con COVID-19 estén restringidos por nación, por precio, por producción limitada y líneas de suministro fragmentadas y por exclusividad y confidencialidad comercial. Debemos evitar esto; y ayudar a cambiar la innovación médica, la salud y el nacionalismo, presionando a las corporaciones, agencias de salud y gobiernos para que compartan la tecnología médica, inviertan en la capacidad de fabricación pública y promuevan el acceso para todos.

Nos preocupa que los países poderosos puedan favorecer a sus corporaciones farmacéuticas y acumular herramientas médicas a expensas de la cooperación global. Nos preocupa que las personas privilegiadas que reciben pruebas, tratamientos y vacunas primero no sean quienes más las necesitan. Nos solidarizamos con las personas desproporcionadamente afectadas por factores como el estado de salud, la geografía, la edad, el género o la raza.

Hacemos un llamado a los gobiernos, agencias, fabricantes, donantes y socios de desarrollo para que se comprometan a:

Innovación para todos: el desarrollo de medicamentos basado en monopolios está fallando a nivel global. Los gobiernos deben apoyar la ciencia abierta y la investigación en necesidades de salud vinculadas con COVID-19 alineadas con la innovación y el acceso oportuno. Los propietarios de las tecnologías deben someter sus patentes, secretos comerciales, conocimientos, líneas celulares, derechos de autor, software, datos y cualquier otra propiedad intelectual relevante al dominio público. El acceso y la asequibilidad deben ser requisitos integrales de todo el proceso de investigación y desarrollo (I + D) y de fabricación.

Acceso para todos: Las herramientas médicas que se necesitan con urgencia para diagnosticar, tratar, mitigar y prevenir el COVID-19 deben estar accesibles y disponibles para todos sin demora, con la prioridad necesaria para los trabajadores de la salud y las poblaciones vulnerables. Los gobiernos deben garantizar que los diagnósticos, los tratamientos, los dispositivos, las vacunas y los equipos de protección personal tengan un precio justo y asequible para los pagadores de atención médica y sean gratuitos al público en el punto de atención en todos los países. Las corporaciones y otros titulares de propiedad intelectual deben suspender la aplicación de exclusividades.

Solidaridad y cooperación global:  Los gobiernos, los propietarios de tecnología y los investigadores deben coordinar de manera urgente con la Organización Mundial de la Salud la organización de plataformas para el intercambio público de resultados de I + D, datos, conocimientos y propiedad intelectual para acelerar la innovación, aumentar rápidamente la producción y mitigar la escasez y vulnerabilidad de la cadena de suministros. Los elementos médicos deben ser fabricados al público con un suministro robusto para satisfacer las necesidades globales sin precedentes y con mecanismos de distribución prestos, a través de las fronteras.

Buena gobernanza y transparencia: Los gobiernos y las organizaciones internacionales deben promover la transparencia y la participación significativa de la sociedad civil en los procesos críticos de toma de decisiones. Aquellos que financian y desarrollan tecnología 

deben asegurarse que los costos relacionados con la I+D y la fabricación, así como los precios, la regulación y los reclamos sobre propiedad intelectual sean publicados de manera transparente.

 La salud es un derecho humano. El conocimiento médico es un bien público, nadie debe quedarse atrás.

Si desea firmar, llena el formato aquí

o envíe un email a Deepika Yadav dyadav@citizen.org