Also available in: English

Fuente: Javier L. Hourcade Bellocq

Hoy conmemoramos el Día Mundial del SIDA en apoyo de las personas que viven con el VIH y están afectadas por él, y para recuerden y celebren a aquellos que perdieron sus vidas por el SIDA. Las redes mundiales clave dirigidas por la población* – Mundial Action for Trans Equality (GATE); Red Mundial de Personas que Viven con el VIH (GNP+); Red Mundial de Sex Work Projects (NSWP); Red Mundial de Jóvenes que viven con el VIH (Y+ Network); Mujeres trans y VIH (IRGT); Red Internacional de Personas que Usan Drogas(INPUD); Comunidad Internacional de Mujeres que viven con el VIH (ICW); MPact Global Action for Gay Men’s Salud y Derechos (MPact) – publica esta declaración conjunta en solidaridad con el tema del Día Mundial del SIDA de este año:

«Solidaridad mundial, responsabilidad compartida».

Este año, conmemoramos el Día Mundial del SIDA a la sombra de la pandemia COVID-19, una enfermedad mundial crisis que ha causado una inmensa miseria humana e inseguridad económica. A pesar de la devastación causada por la pandemia en curso, pedimos a los responsables de las políticas mundiales y a los donantes que no pierdan de vista su objetivo de poner fin a la epidemia, que ahora está entrando en su quinta década. La epidemia continúa devastando desproporcionadamente nuestra comunidades.

La respuesta al VIH está muy mal encaminada, sobre todo en lo que respecta a la reducción de las nuevas infecciones por el VIH en las poblaciones clave –  hombres gays y bisexuales, personas que usan drogas, trabajadores sexuales y personas transgénero – que han llevado una carga desmesurada desde el comienzo de la epidemia y a quienes se les ha negado sistemáticamente los derechos, la equidad, y la justicia en la respuesta mundial al VIH.Los datos recientes indican que, si bien se han registrado algunos progresos en la reducción de las nuevas infecciones entre algunos de la población, el 62% de las nuevas transmisiones del VIH en 2019 se produjeron entre las poblaciones clave y sus socios. Es evidente que las poblaciones clave siguen siendo afectadas de manera desproporcionada por el VIH. En comparación con el en la población general, la probabilidad de adquirir el VIH es mayor para los profesionales del sexo (x30), las personas que consumen drogas (x29), hombres gays (x26), y personas transgénero (x13).

Además, el objetivo mundial de tratamiento del VIH no se alcanzará para 2030 a menos que se introduzcan cambios significativos a la actual respuesta al VIH. Sólo el 59% de las personas que viven con el VIH en todo el mundo tienen una carga viral suprimida.Casi un tercio de las personas que viven con el VIH aún no tienen acceso a la terapia antirretroviral. Para asegurar que las personas que viven con el VIH son capaces de vivir más saludablemente y por más tiempo, y para prevenir la propagación del VIH, es críticoque todas las personas que viven con el VIH puedan tener acceso a servicios de tratamiento de alta calidad, a ser retenidos en la atención, y a lograr una carga viral indetectable.

Debido a barreras estructurales como la criminalización, el estigma, la pobreza, la violencia y la falta de recursos nuestras comunidades luchan por acceder a servicios de atención médica y de VIH centrados en las necesidades y en las personas.

Las leyes, políticas y prácticas discriminatorias ponen en peligro aún más los resultados de salud y los derechos humanos de nuestras comunidades. comunidades. Si no se abordan estas desigualdades, la epidemia del VIH seguirá costando la vida a las personasy los medios de vida.

El próximo año ofrece una oportunidad fundamental para que las poblaciones clave reclamen la respuesta al VIH. El ONUSIDA, el Fondo Mundial y el PEPFAR están actualizando su programa y sus estrategias de financiación en 2021.

  • En un estudio reciente se informó de que sólo el 2% de la financiación general para el VIH se destina a comunidades de población clave. Esto es inaceptable. Los donantes deben
  • asignar fondos y desarrollar corrientes y mecanismos de financiación específicos para las poblaciones clave dirigidas por organizaciones para abordar las desigualdades que han devastado
  • Abordar las barreras estructurales: Despenalizar y abordar el estigma y la discriminación contra los poblaciones clave es fundamental para lograr una respuesta eficaz y sostenible al VIH. 
  • Instamos a los donantes a apoyar los esfuerzos dirigidos por la comunidad para despenalizar el trabajo sexual, el consumo de drogas y el sexo consensuado entre personas del mismo sexo y prohibir la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género. Los donantes deben también trabajan activamente con las comunidades y los gobiernos para poner fin a la desigualdad entre los géneros.
  • Aumentar considerablemente la financiación destinada a las poblaciones clave: Inversiones de los donantes y los gobiernos nacionales en la población clave – los programas de prevención y tratamiento del VIH adaptados a la población son muy inadecuados en proporción de la carga de la enfermedad del VIH de estas comunidades.

 Ponga la última milla primero: Las poblaciones clave ya juegan un papel central para asegurar la asequibilidad y accesibilidad de los medicamentos y servicios para el VIH para todos, incluidas las personas que viven en los márgenes de las sociedades.

Los donantes deben reconocer esto mediante una participación significativa y respetuosa con las poblaciones clave para garantizar servicios de salud sexual adaptados, basados en pruebas y en los derechos. Deberían revisar las estrategias existentes para colaborar con poblaciones clave a todos los niveles de la toma de decisiones y encontrar formas deampliar y profundizar estas asociaciones. Por último, los donantes deben abstenerse de imponer indebidamente políticas y objetivos onerosos que pueden socavar la capacidad de las principales organizaciones dirigidas por la población y las redes para hacer su trabajo.

Recuerda nuestro pasado: No debemos olvidar que el VIH se trata de personas. Los principios de la Gran participación de las personas que viven con el VIH (MPPVS) y «nada para nosotros sin nosotros» son elementos críticos de una respuesta efectiva y ética al VIH. Los donantes, los gobiernos nacionales y las partes interesadas de la sociedad civildebería asegurar que estos principios son fundamentales para quiénes son las poblaciones clave y lo que hacemos, y para asegurar nuestra inclusión y visibilidad en las decisiones de programación y financiación.

La Conferencia en línea HIV2020: Reclamando la Respuesta Global, que fue co-organizada por algunos de los redes mundiales dirigidas por la población clave, celebra hoy su último acto en el Día Mundial del SIDA. Esta conferencia es una ejemplo exitoso de cómo, cuándo y por qué las comunidades de población clave, armadas con los conocimientos necesarios,financiación, habilidades y experiencia, pueden liderar los esfuerzos colectivos para hacer frente a la epidemia del VIH.

A medida que nos acercamos a 2021, estamos dispuestos a redoblar nuestros esfuerzos para derribar las barreras que impiden el acceso de nuestras comunidades a la prevención y el tratamiento del VIH, a luchar por nuestros derechos humanos y a trabajar para reclamar el papel que nos corresponde en la dirección de la respuesta al VIH para contrarrestar los riesgos, amenazas y crisis que nos afectan directamente. Esperamos hacerlo en coalición y en solidaridad con nuestros asociados en todo el mundo.

  • Traducción retomada de la publicación de Javier L. Hourcade Bellocq