El Mecanismo de Respuesta al COVID-19 del Fondo Mundial y el apoyo a la sociedad civil

Also available in: English

Fuente: Corresponsales Clave

Por: Lídice López Tocón

En el mes de abril, el Fondo Mundial renovó el Mecanismo de Respuesta al COVID-19 y con ello su compromiso a detener esta nueva pandemia y reducir su impacto en la respuesta al VIH, la tuberculosis y la malaria, cuyos logros se pusieron en riesgo con la aparición de esta nueva pandemia.

En este marco, los países que contaban con una subvención en marcha, recibieron una comunicación del organismo animándoles a presentar una solicitud de financiamiento en el marco de este mecanismo temporal para aliviar las necesidades urgentes de los países que enfrentan la pandemia.

En nuestra región, la Plataforma Regional para América Latina y el Caribe de Apoyo, Coordinación y Comunicación de la Sociedad Civil y Comunidades (Plataforma LAC), una iniciativa impulsada por VIA LIBRE, y apoyada por el Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria (Fondo Mundial) rápidamente se puso a disposición de las organizaciones de sociedad civil para apoyar su participación en la construcción de estas solicitudes y la integración de sus prioridades en las mismas.

Al respecto, Anuar Luna Cadena, coordinador técnico de la Plataforma LAC, señala que esto fue posible gracias al equipo de trabajo que conoce de cerca las organizaciones de sociedad civil y redes de poblaciones clave y afectadas por las enfermedades. Ello les permitió organizar rápidamente una estrategia para contribuir a garantizar un involucramiento significativo de las comunidades en la elaboración de las solicitudes de financiamiento de C19RM 2.0. 

“Por otro lado, -destaca Luna- nuestro conocimiento de la estructura del modelo de financiamiento del Fondo Mundial y, particularmente, de los Mecanismos de Coordinación de los Países fue fundamental para la coordinación. Nos propusimos acceder a las comunidades mediante una convocatoria conjunta con el MCP de cada país, a fin de informar sobre el proceso y las oportunidades de apoyo que la Plataforma tiene como mandato ofrecer. Ello nos ayudó a comunicar a los diferentes grupos a tiempo y a decidir qué tipo de apoyo requerían”

Diálogos sociales nacionales para garantizar la participación de la sociedad civil, organizaciones comunitarias y poblaciones clave en la preparación de solicitudes de financiamiento para el C19MR 2.0 del Fondo Mundial / BELICE

Esta nueva oportunidad de financiamiento motivó iniciativas de apoyo en distintas instancias: “pronto nos dimos cuenta que en todos los países había un grupo de personas y expertos trabajando en las diferentes tareas que nos planteaba otro desafío; comprender que había “muchos cocineros en la cocina” nos ayudó a comprender desde muy pronto que era necesario conocer quienes más estaban trabajando en el C19RM 2.0, desde consultores, agencias de la cooperación internacional y bilaterales. Contactar a colegas de ONUSIDA, el BID, Pharos, y establecer canales de comunicación fue fundamental, al igual que la colaboración con el Equipo LAC del Fondo Mundial y en particular con los Equipos de País (Country Team) para identificar cuellos de botella y buscar formas conjuntas de solución. Otro grupo de actores que fueron determinantes fueron los socios de la Iniciativa Estratégica de Comunidad, Derechos y Género (IE CDG) del Fondo Mundial. Gracias a la coordinación con Socios en Salud, pudimos generar sinergias para atender las prioridades de las personas afectadas por la tuberculosis, otro asocio importante fue el que establecimos con las redes de poblaciones clave. Finalmente, destacaría la colaboración con ICASO, quien ha sido el proveedor de asistencia técnica para la región”, señala el coordinador técnico. 

Una herramienta para las consultas locales

Una parte central del trabajo de asistencia que conduciría la Plataforma era contribuir a identificar sus necesidades y definir sus prioridades. Anuar nos dice que “se requería de un marco metodológico que ayudara a las comunidades a realizar esta tarea de manera muy rápida. Por otro lado, también nos percatamos que muy pronto se comenzaron a liberar muchos documentos relacionados con C19RM 2.0: directrices, notas orientadoras, recomendaciones, posicionamientos, guías para la participación, etc. Acceder a todos estos documentos y organizarlos en sí ya representa una carga de trabajo considerable para quien guíe los procesos de consulta. Por esta razón nos propusimos elaborar una caja de herramientas en conjunto con ICASO y GATE; posteriormente compartimos la herramienta y otras regiones la encontraron útil e hicieron traducciones al francés y al ruso”. 

La caja de herramientas, disponible en este vínculo, reúne todos los recursos bibliográficos relacionados con C19RM 2.0, así como una serie de recomendaciones para la organización de las consultas, y plantea ejemplos para la priorización. Se trata de un instrumento que puede ser adaptado y no es prescriptivo, es decir, puede usarse en su totalidad o parcialmente. 

La respuesta de los países

Si bien las solicitudes de financiamiento en el marco del C19RM 2.0 ya empezaron a enviarse desde la región, la situación es diversa según los países: “en algunos países hay consorcios de ONG, redes sólidas y bien estructuradas, organizaciones con tradición de colaboración y capacidad de generar acuerdos y consensos de manera muy eficiente. Sin embargo, en otros este contexto no existe, creo que los países en donde tardamos más en arrancar son aquellos donde hay más fragmentación y menos capacidad para generar consensos”, nos cuenta Anuar y añade: “También cabe destacar que en algunos países los MCP son más prescriptivos y tienen menor apertura a procesos de consulta o participación, lo mismo se podría decir de otros actores gubernamentales. En estos casos, es más complicado generar los consensos necesarios para organizar las modalidades de trabajo y ofrecer el apoyo para las consultas para documentar las prioridades de las comunidades. 

Un diálogo franco y abierto fue la clave del éxito. “En algunos países fue muy fácil llegar a acuerdos sobre la importancia de que las consultas fueran conducidas por los propios miembros de las comunidades, en otros hubo que ser muy reiterativo en este asunto, hasta lograr convencer sobre un enfoque que pondere el involucramiento significativo en todos los sentidos.

El rol de las comunidades

En el contexto del desarrollo de las solicitudes de C19RM, se espera que las comunidades, hombres que tienen sexo con hombres, gais, mujeres trans, trabajadoras sexuales y personas con VIH jueguen un rol importante en la gestión de las consultas. “Estoy convencido de que dentro de las comunidades hay una capacidad enorme, existen años de desarrollo de habilidades para conducir procesos de consulta y consenso entre pares. El involucramiento significativo, también es un voto de confianza a las capacidades instaladas en las comunidades, y a veces fue complicado convencer que esto es posible”, comenta Luna. 

En algunos países las comunidades cuentan con este reconocimiento y fue posible identificar a consultoras y consultores con mucha experiencia y mucha capacidad para tomar este desafío. “En general, creo, esta experiencia ha sido de mucho aprendizaje para todas y todos, y valdría mucho la pena documentarla para dejar constancia histórica del rol de las comunidades en la respuesta al COVID-19, un momento crucial en nuestras vidas”, cierra el coordinador de la Plataforma.

Las comunicaciones y las redes sociales

La rápida puesta en marcha de las consultas con los MCP, la identificación de consultores y la provisión de asistencia técnica no habrían sido posible sin las comunicaciones y las redes sociales. 

Todo el proceso estuvo acompañado de una intensa campaña en redes sociales en colaboración con socios estratégicos como ICASO, GATE, Women4 Gobal Fund, PANCAP, las otras Plataformas de la IE CDG y Corresponsales Clave. Entre los materiales que se difundieron estuvo la Guía con 5 pasos para favorecer la participación significativa de las comunidades, videos cortos de animación que sintetizaban cada uno de estos pasos, la organización de un webinar en colaboración con la IE CDG para favorecer el involucramiento de las comunidades, el apoyo del equipo LAC de la secretaría del Fondo Mundial con actores clave de la región para explicar detalladamente los componentes y lineamientos del C19RM, así como la preparación de la Caja de herramientas descrita arriba dirigida a las comunidades. La campaña sirvió para posicionar el tema entre las comunidades y preparar su participación en los procesos de consulta.